25 September 2018

Universidad Autónoma de Centro América ofrece oportunidades educativas a los adultos mayores

La iniciativa Impacto Académico de las Naciones Unidas (UNAI, por sus siglas en inglés), como parte de sus esfuerzos de difusión acerca de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), comparte esta historia considerando que dichos Objetivos deben ser alcanzados para todos los segmentos de la sociedad, en todas las edades, con un enfoque particular en los más vulnerables, incluyendo las personas de edad. 

25 September 2018 - La Universidad Autónoma de Centro América (Costa Rica), una institución miembro de la iniciativa Impacto Académico de las Naciones Unidas (UNAI, por sus siglas en inglés), ha desarrollado un proyecto titulado Desarrollo Integral de la Persona Adulta Mayor - UACA-Dorada, gestionado por la Oficina de Proyección, Extensión Social y Coordinación de Deportes, con el propósito de brindar distintas oportunidades para la integración y el desarrollo personal de las personas de edad en el cantón de Curridabat.

El proyecto busca ofrecer a los adultos mayores (de 65 años de edad o más) que viven en la comunidad próxima al recinto universitario, acceso a la educación superior a través de un programa especialmente diseñado para ellos y de acuerdo a sus necesidades. Cursos relacionados con programas de pregrado en Derecho, Educación Física, Medicina, Enfermería, Psicología, Ingeniería de Sistemas y Arquitectura, son impartidos. Las clases tienen lugar dos veces por semana y están pensados para tener en cuenta la perspectiva particular de los adultos mayores.

Hasta ahora se han completado exitosamente dos cursos, Derechos y Deberes de la Persona Adulta Mayor y Movimiento Humano para la Mejora de la Calidad de Vida de la Persona Adulta Mayor. El primero, organizado por la Escuela de Derecho, abordó los principios jurídicos más relevantes así como los fundamentos de la legislación aplicable a las personas de edad. El segundo curso se enfocó en cambio en los estilos de vida saludables a través de actividades físicas y métodos de ejercicio apropiados.

La institución considera que este proyecto es efectivo no sólo por su impacto educativo propiamente sino también por los efectos sociales en el grupo beneficiario. Como se plantea en este documento publicado por las Naciones Unidas, es importante "ir más allá del trato de las personas de edad como un grupo vulnerable" puesto que "las personas de edad deben ser reconocidas como agentes activos del desarrollo social para alcanzar resultados de desarrollo sostenible verdaderamente inclusivos y transformadores".