12 December 2018

Plásticos, campamentos de refugiados e impresoras 3D

12 de diciembre de 2018 - Cuando William Chan visitó los campamentos de refugiados de Atenas durante el mes de marzo, su formación en arquitectura le permitió analizar la crisis de los refugiados desde un punto de vista único, el del diseño y el urbanismo. Chan observó que los residuos plásticos constituían un inmenso problema en los campamentos, que se hallaban cubiertos de montañas de chalecos salvavidas desechados. A pesar de que el campamento disponía de contenedores para el reciclaje, no existía la infraestructura necesaria para separar los residuos plásticos, por lo que estos acababan mezclados con el resto de los residuos.

Mediante la colaboración con un estudio local griego de arquitectura, pudieron establecer un laboratorio de fabricación para enseñar a los refugiados a diseñar y usar impresoras 3D. Los aspectos educativos del laboratorio se centraron en fomentar las destrezas sociales y la educación en materias CTIM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), pues para Chan era importante que los estudiantes adquiriesen los recursos necesarios para su futura inserción laboral. El equipo se aseguró también de que las escuelas locales fueran incluidas a la hora de diseñar y desarrollar el programa educativo. La idea de la inclusión a nivel local era uno de los aspectos clave del proceso, y las voces e ideas de los propios refugiados fueron cruciales a la hora de crear el programa.

Los jóvenes refugiados del campamento comentaron a Chan lo importante que era para ellos el ser tratados con respeto, y cómo este proyecto les ayudaba a sentirse integrados en su comunidad de acogida en Atenas, a la vez que les proporcionaba una medida de dignidad. Para Chan era importante que el equipo comprendiese las necesidades locales y el contexto del campamento, y también que la comunidad sintiese que se les estaba escuchando con sinceridad: si los refugiados no mostraban interés por el proyecto, sabía que no se podría garantizar su participación y que mantuviesen su compromiso.

De acuerdo con Chan, el diseño puede y debe jugar un papel esencial en el futuro de los entornos urbanos sostenibles, y los campamentos de refugiados no deben ser ajenos a este proceso. Hoy en día, los campamentos de refugiados se conciben principalmente como espacios transitorios; sin embargo, la experiencia nos ha mostrado que en realidad constituyen hábitats de larga duración, y deberían ser tratados como tales. Chan considera que, con una distribución de los recursos adecuada, los campamentos de refugiados pueden convertirse en centros de innovación en sí mismos; esta es la idea que su proyecto quiere destacar.  

Uno de los principales mensajes que le gustaría transmitir con su proyecto es la importancia de incluir a los jóvenes en la construcción de su futuro: la importancia de darles la oportunidad de ser arquitectos de su propio destino y de los espacios en los que viven. En su opinión, los jóvenes han demostrado que tienen la habilidad y el potencial de ser agentes del cambio dentro de sus comunidades, sea cual sea el lugar del mundo en el que se encuentren.