6 August 2019

La lactancia materna es una responsabilidad paterna

Al entrar en una clínica local de Malawi se ven imágenes que alientan a los hombres a desempeñar un papel más activo en la salud del niño y de la madre. Algunos de los mensajes cuestionan directamente lo que nosotros consideramos normal y afirman explícitamente que “la lactancia materna exclusiva es una responsabilidad del marido.”

La leche materna contiene nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo del niño. En las zonas rurales, en las que las mujeres tienen poco dinero y un acceso limitado a agua potable para utilizar preparados para lactantes, la leche materna es una opción barata y segura. Pero también es, con diferencia, la mejor opción. Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud World Health Organisation la lactancia materna exclusiva podría salvar la vida de unos 220.000 niños; sin embargo menos de la mitad de los niños menores de 6 meses son alimentados exclusivamente con leche materna.

Dado que la lactancia materna exclusiva es un concepto que en muchos casos no se entiende debidamente, es importante definir lo que significa realmente. Lactancia materna exclusiva Exclusive breastfeeding, consiste en alimentar al lactante solo con lecha materna, sin que se le den otros líquidos ni sólidos –ni siquiera agua– exceptuando la administración de soluciones de rehidratación oral o gotas o jarabes de vitaminas, minerales o medicamentos.

Entonces ¿qué tienen que ver los hombres con esto?

La lactancia materna no solo exige tiempo sino también una gran energía física. El estrés, el cansancio y la ansiedad pueden reducir la cantidad de leche que produce una mujer. En las zonas rurales y urbanas, las mujeres a menudo están sobrecargadas con las tareas asociadas a las responsabilidades familiares, como cocinar y limpiar. Las mujeres que trabajan fuera de casa están sometidas a un estrés y una presión mayores y requieren más ayuda para ocuparse del lactante. Los estudios demuestran que cuando los hombres disponen de información sobre la lactancia materna exclusiva pueden aliviar la carga de las mujeres ayudándolas en las tareas domésticas, cuidando de los niños e incluso proporcionándoles el apoyo psíquico y físico continuo que tanto necesitan, ya sea como profesionales cualificados o como parejas.

La sociedad, la tradición y la cultura a veces impiden a los hombres prestar este apoyo. Aunque los tiempos están cambiando y son cada vez más los hombres que asumen responsabilidades familiares, todavía no se considera normal que sea papá quien cocine. Y las políticas y las leyes de los gobiernos van en detrimento de la capacidad de los hombres para prestar este tipo de ayuda.

¿Cómo reconciliamos estos enfoques?

La Universidad de Pretoria University of Pretoria (Sudáfrica), que es miembro de la Iniciativa Impacto Académico, de las Naciones Unidas (UNAI), realizó un estudio study sobre el papel de los hombres en la nutrición materna e infantil en las zonas rurales del centro de Malawi, en el que participaron 44 hombres y mujeres y 26 informantes. Mediante debates con grupos seleccionados y entrevistas exhaustivas, los autores del estudio concluyeron que son cinco los motivos por los que los hombres se involucran en la nutrición materna e infantil, a saber: el orgullo de cuidar de sus familias, el reconocimiento de los resultados de su participación, la labor de promoción de los dirigentes tradicionales y las organizaciones no gubernamentales, los incentivos y los factores disuasorios y el aliento que reciben de otros hombres que defienden esta actitud. Los hombres pueden participar activamente –y lo están haciendo– en las tareas de cocina, limpieza y cuidado de los niños. Sin embargo, los encargados de la formulación de políticas siguen poniendo el acento solo en las mujeres, reforzando con ello la idea de que la nutrición es responsabilidad exclusiva de ellas. Trabajar con los dirigentes tradicionales es esencial para superar los estereotipos culturales sobre los diferentes papeles de los hombres y las mujeres. A la hora de involucrar a los hombres hay que actuar con cautela para evitar menoscabar el papel de las mujeres.

Algunos hombres podrían mostrarse reacios a participar en las “tareas de las mujeres” pero las leyes y las políticas no pueden aplicarse de una manera aislada. Por otra parte, se necesita una labor de promoción basada en modelos masculinos. Imaginemos a un famoso jugador de fútbol o a un dirigente político desempeñando un papel activo durante el primer año de vida de su hijo. ¿Qué tipo de mensaje transmitiría esta imagen a los otros hombres del país?

La lactancia materna es una responsabilidad compartida entre los progenitores. La salud y el bienestar de los niños podrían mejorarse haciendo frente a las desigualdades de género. Nuestros dirigentes deben alentar a ambos progenitores a desempeñar un papel activo en las vidas de sus hijos.

Elizabeth Mkandawire es la Coordinadora del United Nations Academic Impact SDG Hub for Goal 2: Zero Hunger de la Universidad de Pretoria. Su labor de investigación se centra en el género y la seguridad alimentaria y la política de nutrición.

Nokuthula Vilakazi es Coordinadora de Programas en el Future Africa, University of Pretoria. Su labor de investigación se centra en la seguridad alimentaria y la nutrición.