13 April 2020

Crear una nueva sociedad mediante la educación ambiental

En 1977 se adoptó la Declaración de Tbilisi sobre educación ambiental para “crear nuevas pautas de comportamiento de los individuos, los grupos y la sociedad en su conjunto con respecto al medioambiente”. Siguiendo el espíritu de esta declaración que ya tiene casi 45 años, la Universidad Franco-Haitiana de Cabo Haitiano, institución miembro de la iniciativa Impacto Académico de las Naciones Unidas (UNAI, por sus siglas en inglés) en Haití, desarrolla como parte de sus iniciativas comunitarias y de extensión universitaria un proyecto de educación medioambiental que es apoyado por la Asociación para el Desarrollo del Noreste y la embajada francesa en Puerto Príncipe.

El programa se diseñó con el fin de fortalecer la capacidad del profesorado de educación primaria para educar a sus estudiantes acerca de la importancia crucial de proteger el medioambiente. El programa se ofrece por el momento a más de 60 profesores de 10 escuelas, con seis módulos de formación que incluyen un amplio abanico de temas: reflexiones acerca de la educación medioambiental, elementos de ecología, cuestiones básicas acerca del desarrollo sostenible, enfoques educativos para el desarrollo sostenible, y gestión de proyectos extracurriculares relacionados con el medioambiente.

Cada profesor debe aplicar este contenido en sus clases, y explicar detalladamente cómo pretende incorporar la información recibida en sus actividades docentes y de aprendizaje, en función de la edad así como el nivel educativo de sus estudiantes y los recursos disponibles. Los profesores proponen una serie de soluciones que luego pueden ser aplicadas en sus clases para enseñar acerca del medioambiente.

Tras completar su formación, los educadores pueden poner en práctica campañas locales de concientización, programas comunitarios de reciclaje, innovaciones en la gestión de residuos para garantizar su adecuada eliminación, y proyectos de reforestación tanto en las escuelas como en su entorno. La respuesta de los participantes refleja un elevado nivel de satisfacción con el programa.

Mientras que la preocupación por cuestiones medioambientales puede ser descuidada ante otros retos percibidos como más urgentes, la Universidad Franco-Haitiana de Cabo Haitiano, en sintonía con su misión de incrementar tanto las competencias como la capacidad de aprendizaje de sus estudiantes, apunta más allá de los recintos universitarios e intenta mejorar el nivel de conocimiento y concientización de los encargados de educar a las generaciones más jóvenes.

El programa desarrollado por esta universidad se ajusta al Objetivo 4 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y su Meta 4.7, “asegurar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y los modos de vida sostenibles”. Para aprender más, puede consultar la guía (en inglés) desarrollada por la UNESCO titulada Actividades de Educación Ambiental para Escuelas Primarias .